lunes, 31 de diciembre de 2012

Capitulo 28

Marcos
Mientras la profesora habla  yo pienso sobre todo lo que me está pasando últimamente ¿Qué me querrá decir Ramón? ¿ Habrá descubierto algo su padre? Suspiro, así es imposible concentrarse...  De repente me doy cuenta de que todos están callados y que la profesora ha dejado de hablar y ahora está sentada escribiendo algo en su ordenador, buuuff debe de haber mandado algo...
Le pregunto al de al lado y al momento yo estoy haciendo los ejercicios también, con todas las cosas que tengo que hacer por las tardes más vale que haga lo que pueda aquí.

Cuando suena el timbre recojo mis cosas y espero a Ramón en la puerta de su clase, ahora nos toca tecnología una de las pocas clases que tenemos juntos.
Lo veo salir y juntos nos vamos hacia la clase
-¿Has traído el puente?
-Sí lo llevo en la mochila, funciona perfectamente y he traído pilas de repuesto...
Pongo los ojos e blanco y lo miro
- ¿Qué era lo que me tenías que decir?
-Le pregunté ayer a mi padre y me ha dicho que  desde el ordenador de la comisaría si le das el nombre completo de tu padre probablemente pueda encontrar algún dato. También me ha dicho que mires e las guías telefónicas por si encuentras su número de teléfono, me ha dicho que hará lo posible para ayudarte.
Miro a Ramón y le sonrío
- Gracias , miraré las guías telefónicas esta tarde ¿ me ayudarías?
- Claro, que mejor plan para un viernes por la tarde que buscar números en una guía telefónico-dice  siendo sarcástico- de todas maneras te ayudaré, pero porque soy buena persona...
-Sí, claro...- pongo los ojos en blanco y entro en la clase.

Teresa
Miro la pizarra y contengo el impulso de levantarme de la silla y salir corriendo de la clase, esto no hay quién lo entienda, no es que no me gusten las matemáticas sino que la mayoría de las veces debo darle unas mil vueltas a las cosas antes de entenderlas y esto hace que no sea mi clase favorita para un viernes a  primera  , en serio, ¿ En qué estaban pensando cuándo hicieron el horario?

Levanto la mano varias veces para salir a hacer los ejercicios pero la profesora apenas me mira , prácticamente me ignora, yo creo que si me levantara de la silla y me pusiera a bailar pocos me harían caso en mi opinión la mayoría ni se daría cuenta..
Esto es lo que pasa cuando ponen matemáticas a primera hora, que acabo pensando tonterías...
Cuando acaba la clase bajo al patio, para dar la clase de gimnasia, la siguiente hora la tengo con Marcos tal vez Ramón ya le haya dicho algo...


domingo, 18 de noviembre de 2012

Capítulo 27

Marcos
" Esperame en el cambio de primera a segunda hora, ayer hablé con mi padre. "
Qué decir, claro que me desconcierta todo esto. Parece que va a ser un día un poco largo y solo acaba de empezar , espero que el hecho de que sea viernes favorezca algo.
Nada más salir de mi habitación el olor a café me hace respirar profundo . La casa está tranquila y solo se escuchan mis pasos acercándose a la escalera. Mientras bajo se escucha como Gemma mueve platos y cubiertos.
- Buenos días - Digo cuando entro a la cocina.
- Buenos días, ahí tienes el desayuno.
Me siento y ella me imita.
- Ramón me ha mandado un mensaje diciendo que ayer habló con su padre, hoy me contará.
- Me alegro hijo , espero que me mantengas informada.
- Es imposible ocultarte nada. - Digo riendo.
Con una sonrisa termina su café y se levanta.
- Hoy entro antes a trabajar, me voy ya.
- Está bien , luego nos veremos.
Me besa la frente y sale por la puerta principal. A veces pienso que me sigue tratando como aquel niño de cinco años que no podía conciliar su sueño sin un cuento. No ha cambiado nada, sigue siendo la misma.
Bueno , ya va siendo hora de irme yo también. Dejo el vaso y el plato de mi desayuno en el fregadero y cojo mi mochila.
Teresa
Ya fuera de mi casa me dirigo a el instituto. Me he levantado un poco más tarde de lo normal. Mi hermana ya se había ido al "instituto" , no creo que a las ocho menos cuarto decida irse  estando a diez minutos del instituto , más que nada porque empieza a las ocho y cuarto. Bueno , a saber, no quiero imaginarme cosas raras. A ver si puedo ver a Marcos y me diga si consiguió hablar con su amigo Ramón y si nos puede ayudar, tanto a él como a mí , supongo que Marcos tendrá preferencia, normal.
Hoy no tengo ningún exámen , un buen viernes. Además está el cumpleaños de Nuria , que más le vale que le guste sus zapatos con el misterio que impuso al asunto.
Nada más entrar en el instituto escuché a alguien hablarme.
- Señorita , enorabuena, uno de los pocos días que llega con tiempo de sobra. - Dice el portero con tono burlón.
Tengo que decir que durante estos cuatro años que he estado aquí le he pillado cierto cariño , es el que me deja entrar poco antes de cerrar las puertas , mejor dicho, el que me deja entrar a el insituto todos los días.
- Vaya, gracias , pero no se acostumbre demasiado , esto es una racha.
- Será porque tienes algún exámen.
- Mmmm casi, más bien porque es viernes y no me he entretenido demasiado esta mañana.
- Madrugadora.
- No precisamente, el despertador se me resiste todavía.
- Anda tira a clase señorita.
Sigo adelante , no parece un mal día , a ver como va todo.
Entro a clase de matemáticas, si, matemáticas a primera hora de la mañana un viernes.

martes, 30 de octubre de 2012

Capitulo 26

Marcos
Cuelgo con un suspiro. Supongo que todo lo que está pasando es en cierto modo algo bueno, es decir, he pasado de no poder abrir una carta por miedo a lo que había dentro a estar decidido a buscar a mi padre y hablar con él , y si todo sale bien Ramón me ayudará a conseguir la información necesaria para encontrarlo...pero aún así...

Supongo que no me puedo presentar en la puerta de mi padre y esperar que se lo tome bien. Supongo que ahora tendrá una familia e hijos y habrá dejado a mi madre y a mí en el pasado, pero de todas formas voy a hablar con él. No hace falta que me reconozca como su hijo, ni que nos veamos a menudo, ni siquiera hace falta que nos veamos otra vez después de esta... lo único que no quiero es que me pase como con mi madre y antes de que sepa lo que está pasando se me pase la oportunidad de conocerlo.

Me tumbo en la cama y cierro los ojos, no puedo dormir, pienso en Teresa me dijo que mañana viernes tenía un cumpleaños así que supongo que me pasaré todo el viernes por la tarde investigando sobre mi padre, tal vez incluso le pida ayuda a Gemma , a fin de cuentas esto también le afecta a ella y supongo que a ella le gustará saber que confío en ella hasta ese punto.. suspiro... tengo unas ganas de que esto se acabe... Poco a poco me voy quedando dormido y lo último que recuerdo es el sonido de mi teléfono advirtiéndome de que me acaba de llegar un sms.

Me despierto a las siete en punto justo antes de que la alarma del móvil suene y pulso el botón de cancelar en el momento que va a sonar, sino probablemente tenga la canción dándome vueltas por la cabeza el resto del día.Me visto y justo cuando voy a bajar las escaleras me acuerdo de que ayer justo antes de quedarme dormido me mandaron un mensaje. Cojo el teléfono y compruebo que no me lo imaginé. Sí, tengo un mensaje, y es de Ramón.

Teresa
Llego a mi casa corriendo, y miro la hora, llego tarde. Con la cosa de encontrar las botas para el regalo se nos ha hecho tarde... Bufff mañana cuando vea  a Nuria se va a  enterar...
Cuando entro al salón mis padres están viendo la tele y me dicen que la cena está en el microondas, cuando llego encuentro tortilla de patatas y suspiro.. no me gusta mucho... pero mejor comérmela a morir de hambre. Mientras me como la tortilla  pienso en Marcos y sonrío, tengo el presentimiento de que todo saldrá bien con su padre, conociéndolo seguro que se espera lo peor...Este pensamiento me sorprende ya que no hace mucho que lo conozco, no sé sus apellidos , ni su número de teléfono de memoria, y no tengo ni la menor idea de cual será su color favorito... es como si nos hubiéramos saltado los primeros pasos de la amistad y hubiéramos ido directamente a la parte donde confiamos el uno en el otro y nos lo contamos todo, yo estoy bien con eso, pienso mientras desmenuzo los últimos trozos de tortilla con la esperanza de que parezca que me lo he comido todo.

Luego dejo el plato en el fregadero y tras lavarme los dientes subo a mi habitación. Me tumbo en la cama  y cierro los ojos, al poco tiempo estoy dormida.

domingo, 21 de octubre de 2012

Capítulo 25

Marcos
Termino la cena un poco más rápido de lo normal para así poder subir a mi habitación y poder hablar con Teresa y contarle todo.
-Marcos, vaya prisas.
Mi madre me mira moviendo la cabeza mientras que yo simplemente le respondo encogiendo los hombros.
He llegado a casa con la hora un poco ajustada , ni me di cuenta ya que mi madre no me lo reprochó. Eso de estar hablando tanto tiempo con Ramón distrae bastante.
Ya estoy en mi habitación y lo primero que hago es encender el ordenador. Si no está conectada la llamaré. Mientras el ordenador se enciende ordeno un poco todo, pero la mochila la dejo para la mañana siguiente, no tengo ganas de liarme aún más.
El messenger tarda más de lo normal , esto impacienta.
- Marcos, ¿puedo hablar contigo?
- Claro, pasa.
Se sienta en la cama con la mirada un poco perdida mientras yo la observo. Algo la impacienta , se le nota.
- Cariño , ¿has pensado hacer algo con respecto a tu familia?
- Mamá, mi familia sois vosotros, si te refieres a mi madre biológica, si.
Veo como sus ojos se llenan de lágrimas que intenta contener.
- He hablado con Ramón, su padre es policía, ¿recuerdas?
Asiente mirándome expectante mientras respira profundo.
- Pues bien, Ramón se lo va a preguntar a su padre y según su respuesta ya veré lo que hago.
- ¿Su padre puede buscar en esos documentos?
- No lo sé, por eso queremos saber antes de nada si su padre puede hacer algo .
- Está bien, si sabes algo , avísame, ¿vale?
Asiento con una sonrisa intentando transmitir confianza.
La habitación está un poco oscura. Mientras que cambio la luz del flexo por la luz del techo busco en mi agenda de contactos a Teresa.
Marcó su teléfono, está disponible.
Teresa
-¿Teresa? - Escucho a Marcos a través de la línea.
- Sí, dime
- He hablado con Ramón y esta noche iba a hablar con su padre -
- Ah qué bien - Digo con entusiasmo.
-¿ Te pillo ocupada?
- No, estoy volviendo a mi casa, mañana hablamos.
- Si, más tranquilamente.
- Hasta mañana.
- Adiós.
Me he quedado con un poco de intriga pero supongo que será mañana cuando hable con su amigo y le diga la respuesta al completo.
Hoy he cenado con María en el centro comercial ya que se nos ha hecho un poco tarde buscando los zapatos.
- ¿ Qué se supone que tenemos que hacer ahora?
- Ah ¿y me lo dices a mí? Yo la conozco igual que tú guapa.
María me mira fijamente con expresión de superioridad.
- Eso habrá que verlo.
- Anda , vamos a buscar los zapatos que a este paso no volvemos a casa ni la semana que viene.
- Vamos a pensar , ¿qué ropa tiene ella como para ponerse esos zapatos?
- Supongo que los querrá para algo arreglado ¿no?
- Eso no tiene nada que ver, quizás los quiere para diario.
Me quedo pensativa mientras observo todos los zapatos.
- Mira yo voy a preguntarle a la dependienta a ver si le ha dicho algo a ella y tú mientras mira a ver si hay algo.
Conociendo a Nuria esto se lo tomará a juego y alguna pista tendrá que haber dejado , y si no lo ha hecho se queda sin zapatos.
Nada, ningunos en especial. María vuelve sonriente.
- La dependienta dice que una chica habló con ella y le dijo que quería unos zapatos, se los enseñó, y le pidió permiso para marcarlos con un tipo de pista. Le aseguró que iban a venir dos chicas, supongo que nosotras, a por ellos y que no tardaríamos. Dice la dependienta que le costó creerla pero al final cedió.
- Si hombre, que ha dejado unos zapatos marcados con una pista como si fueran suyos y tenemos que encontrarlos nosotras como sí ... bueno venga, vamos.
María se ríe de mí , sabe que este tipo de juegos me ponen nerviosa.
Al fondo de la tienda, en el último estante, vemos unas botas con una pegatina amarilla con la letra N.
Nos quedamos mirando como si hubiésemos visto nuestro futuro , siendo exagerada.
- Creo que los hemos encontrado ¿no?
- Son negras, con una pegatina amarilla , por si no la veíamos supongo y encima con la N.
- ¿Pero cuándo ha puesto eso ahí?
- Eso digo yo, si estaba con nosotras.
- Chica, muy espabiladas no estaremos hoy.
- Ya,ya... - Digo mientras voy a por ellas.

martes, 25 de septiembre de 2012

Capítulo 24

Marcos
Miro a  Ramón mientras enciende y  apaga  el interruptor que teóricamente hace que la tabla del puente suba y baje, teóricamente, porque en la práctica la tabla no se mueve para nada.
- Algo falla...- dice Ramón mirando pensativamente al puente.
-¿ De verdad? No me había dado cuenta - le respondo con ironía.
- Buff con todo el tiempo que le hemos dedicado, me niego a desmontarlo ¡esto tiene que funcionar!- y sigue moviendo el interruptor de arriba abajo sin ningún resultado.
Suspiro y cojo las instrucciones  para así poder revisar donde deberían ir colocados los cables.
- Venga deja eso que vas a romper el interruptor y no sé donde vamos a comprar otro , ayúdame con los cables que con un poco de suerte no lo tenemos que desmontar, aunque... bueno si hay que desmontarlo lo tendrás que hacer tú porque yo a las nueve tengo que estar en mi casa y hay que entregarlo mañana- digo burlándome de él
- Ja ja eso no te lo crees ni tú anda dame que mire eso- y se sienta a mi lado y empieza a mirar la instrucciones.
 Media hora después seguimos sin haberlo solucionado cuando de repente Ramón se levanta y se echa a reír.
- Ya sé lo qué es ¡la pila! ayer estuve colocando los materiales y las confundiría...
Mira en una caja y coloca la pila, efetivamenta la tabla se eleva esta vez.
- Bufff pues para colocar como lo haces tú mejor no hacer nada, bueno me voy que ya llego tarde y... oye, gracias por lo de tu padre.
- Nada de gracias, me debes una- bromea mientra me acompaña a la puerta
- Ya ya después de lo de la pila me lo debes tú a mí- le contesto y luego con una sonrisa me voy calle abajo hacia mi casa.
                       
Teresa
Ella sonríe y dice- ¡ya los he elegido! pero primero vamos allí, dice, señalando una heladería que hay en el centro comercial sonreímos y nos encaminamos a la heladería, todavía es temprano y llevamos una hora y media dando vueltas por el centro comercial, así que esto es más que bienvenido.
- Mmmm... dice Nuria mirando los helados- me gustan todos...
Me río y asiento, con Nuria es siempre igual, primero se queda un rato mirando los helado como si estuviera pensando lo que se va a pedir, cuando, al  final, siempre lo mismo. Helado de menta con trozos de chocolate.
-Bien yo quiero- dice Nuria mirando a la dependienta- un helado de menta y trozos de chocolate.
Já ¡ qué sorpresa...!

Yo también pido mi helado y nos sentamos en una mesa hablando y riendo
-Mmmm, me termino el helado y me voy a casa- dice Nuria tranquilamente
-¿QUÉ?- decimos María y yo a la vez.
- Los zapatos que más me han gustado han sido unos en la tercera tienda negros... así que tenéis que adivinar  cuales son - dice ella con una sonrisa mientras se levanta y se va.
- En la tercera tienda le han gusta do un motón de zapatos...- murmuro yo y por increíble que parezca esto es muy propio de Nuria.
-Y todos negros...- dice María- a veces no la soporto, pero lo dice con una sonrisa que traiciona sus palabras.
-Pues vamos a por los zapatos negros - me río mientras vamos hacia la tienda

viernes, 31 de agosto de 2012

Capítulo 23

Marcos
La pregunta le desconcierta por lo que decido empezar a contarle cuanto antes mi historia y la de Teresa y aprovechar más el tiempo.
Pasan los minutos y Ramón solo asiente con un "aham" . Termino por fin y respiro hondo.
- Marcos, ¿cuánto hace que conoces lo de tu madre?
- Pues podría haber sido hace mucho tiempo por la carta esa que te acabo de contar, pero hará un par de días que la llegué a leer.
- Ah bueno, y ¿crees que está viva?
- No lo creo,estaba enferma, como mucho quería saber algo sobre mi padre.
- Yo se lo pregunto a el mio a ver si te puede echar una mano , seguro que si.
- Gracias tío.
- Bueno ¿y el otro va a nuestro instituto?
- ¿Te refieres a Raúl?
- Supongo que se llama así.
- Vas para detective eh - Digo con ironía.
- Lo sé.
- Si que va a nuestro instituto.
- Mañana me dices quién es y esta noche yo le pregunto a mi padre que podríamos hacer en los dos casos.
- Venga sí, vamos con el proyecto.
Nos levantamos y bajamos a su trastero donde lo tiene guardado. Tiene infinidades de cosas ahí dentro y aún así caben otras miles más.El proyecto está casi terminado, nos llevará un par de horas.
Teresa
Llego a casa de María para recogerla y encontrarnos con Nuria. Este año Nuria va a elegir su propio regalo , que ella cree que será el único pero ya le tenemos comprado otro pequeño detalle.
- Hola ,¿vamos?
- Vamos.
María y yo nos dirigimos hasta la plaza donde solemos quedar y donde debe de estar Nuria cuando lleguemos , siempre puntual la verdad.
- ¿Sabes a qué hora es la fiesta de Nuria?
- Creo que dijo que era a las seis en su casa este sábado.
- Nos podemos ir juntas si quieres.
- Claro - Le digo con una sonrisa.
Llegamos a la plazoleta y Nuria ya se dirige hacia nosotras y unos da un abrazo.
- ¿A dónde quieres ir cumpleañera?
- Donde sea - Dice entusiasmada.
- Ay que ver como te pones cuando sabes que es algo para ti eh - Dice Nuria riéndose.
- Pues claro, cómo quieres que esté.
- Ya,ya -Digo yo interrumpiendo entre risas.
Al final acabamos en un gran centro comercial y Nuria nos obligó a entrar en cada tienda que nos encontrabamos, las de zapatos eran su tentación.
- Bueno, ¿has visto ya algo que te interese?
- Mmm creo que si - Dice Nuria con cara pícara.

jueves, 23 de agosto de 2012

Como la vida misma.

Dejadme contaros una historia.
Hace 44 años , un día como hoy, vio la luz la pequeña de 5 hermanos en una familia humilde. Habría que decir que el arte en esa familia abundaba , ninguno se salvó de los cantos y bailes de su propio padre.
Esta pequeña ya demostraba bastante coraje desde sus primeros años , por lo que me han contado, se escapaba más a casa de la vecina que pisaba su techo antes que ir al parque como los niños de su edad solían hacer ,¿sabéis por qué? para comer , claro que eso no quiere decir que su propia madre no cocinara bien porque si eso fuese cierto casi toda la familia se habría muerto de hambre y ninguno sabría cocinar, cabe la ironía.
Fue creciendo en aquella casa donde cada vez el espacio era más justo para todos, 4 hermanas y el rey de la casa . Como es ley de vida, ella misma, la más pequeña de todas acababa discutiendo y chinchando a su hermano y viceversa por cosas insignificantes , tanto como que al propio hermano le molestaba que la profesora de su hermana le pidiera cierto material escolar porque era "tirar el dinero".
Siguió creciendo con una sonrisa y llega el instituto, en aquellos tiempos diferente claro. Ahí fue donde comenzó una nueva historia en su vida por la que hoy estoy aquí escribiendo esto , menos mal.
Como quién no sabe nada conoce a cierta persona que se convierte en la pieza clave de su vida hasta hoy día. Fue como si nada , con quince años , mientras paseaba por las aceras de aquel Jaén antiguo , conoce a un pre-adolescente como les gusta llamarme ellos a mí ahora (la venganza siempre es buena, sobre todo en estos casos) y entre piropos y sonrisas surge el ansiado amor.
Como se creo que deberíais deducir, la historia continúo y continua hasta hoy día, como mejor se diría, la llama sigue viva , por parte de los dos. Esta señorita ya por aquella edad lucía su pelo rizado y abundante y aquella peculiar sonrisa acompañada con el coraje que hoy la caracteriza.
Claro que una de las cosas que más me gusta de ella es cómo cocina . Si, es alguien cercano a mí pero dejadme que termine.
Todas las personas de esta familia cocinan bien, y cuando digo todas, me refiero a los 5 personajes y a sus 2 creadores. Para que todo se aclare, la protagonista de esta historia se llama Ana, Ana Mari para la familia y seres queridos, claro que cuando alguien la llama Ana María , temblad ; Más que nada porque la persona que suele llamarla así en ciertos momentos en su compañero en este camino.
Bueno, como iba diciendo , Ana cocina realmente bien , un gran punto a su favor que la caracteriza tan bien , claro que mi favorito es el arroz entre sus especialidades por supuesto. No sé si es por los nervios que tiene a la hora de hacer cualquier cosa o por la paciencia que pone algunas veces, cuando digo algunas, digo contadas. Aunque sea muy nerviosa, alegre, con coraje y todos esos rasgos, no quiere decir que no sea una de las personas más sensibles que he conocido , cosa que explica muchas cosas sobre mí.
Puede llorar por cualquier idea que la pille despistada tanto como puede reír hasta perder el control de sí misma.
¿Una de sus grandes aficiones? El parchís . Pueden decir que si es de abuelos/as , que si esto, lo otro , maroto y el de la moto , pero esa afición la hemos adquirido toda la familia y creo que es una de las cosas que más nos entretienen cuando estamos reunidos.
Ya terminando he de decir que su generosidad la caracteriza, piensa antes por los demás que por ella , ayuda cuando puede y se lo propone , no le importa ir a la otra punta de la ciudad cinco veces al día tan solo por hacer pequeños detalles. Todos los que la conocemos la adoramos y creo que eso no va a cambiar nunca porque nadie puede cambiar como es realmente una persona , ni ella misma puede , al final se acaba volviendo al principio, como la vida misma.
Realmente la quise, la quiero y la querré. Felicidades mamá.


viernes, 17 de agosto de 2012

Capítulo 22

Marcos
Miro al reloj y suspiro, las seis y cuarto , se me ha hecho tarde, y eso que he llegado temprano a casa pero... mientras comía y hacía los deberes se me ha pasado la hora. Cierro los libros y bajo las escaleras para encontrarme con Gemma sentada en la mesa del comedor mirando muy concentrada la pantalla del ordenador.
- Me voy a casa de Ramón a terminar un trabajo de tecnología - le dije a mi madre mientras le daba un beso en la mejilla.
- Adiós ten cuidado y no vuelvas más tarde de las nueve-me dijo con una sonrisa mientras volvía a concentrar su atención en el ordenador.
Lo que es raro ya que hace unos días apenas lo sabía utilizar.
Salí a la calle y caminé calle abajo Ramón vivía a diez minutos de mi casa si vas andando por lo que llegaría sobre las y media apresuré el paso y marqué su número en el teléfono.
- Ramón, soy yo Marcos voy a llegar un poco tarde- lo oí reirse entre dientes al otro lado de la linea
- ¿ De verdad? - añadió con sarcasmo
-Sí, pero en cinco minutos estoy allí- y corté el teléfono antes de que tuviera tiempo de replicar.
Pasé por la casa de Teresa y casi `paro a saludarla y preguntarle por su hermana pero llegaba tarde y no quería ser pesado.
Cinco minutos más tarde estaba en la puerta de Ramón esperando a que me abriera.
Él sonrío a modo de saludo y me hizo un gesto con la cabeza para que pasara. Subimos las escaleras bromeando y hablando de lo poco que nos habíamos visto estos días.
Llegamos a su cuarto y  me dí cuenta de que había despejado la mesa para que pudiéramos hacer el trabajo allí, pero antes le tenía que contar lo de mi madre.
Nos sentamos en el suelo de su habitación y le conté  todo lo que había pasado estos días, cuando terminé se me ocurrió una idea.
-Ramón... tu padre es policía ¿no?

Teresa
Me termino de arreglar, esta tarde he quedado con Nuria para comprarle un regalo de cumpleaños a Elena, me acuerdo que Nuria me dijo que tenía una idea sobre algo diferente para regalarle, espero que no sea demasiado raro, pero conociéndola...
Sonrío mientras cojo algo de dinero y lo meto en el bolso junto con las llaves, tengo  muchas ganas de verla, ultimamente apenas nos hemos visto, y ni siquiera he hablado con ella por teléfono, además creo que le contaré lo de Lucía ya que ella seguro que tiene alguna idea para solucionarlo.
Salgo al pasillo y bajo las escaleras corriendo
-¡¡Mamá!!
- ¡¿Qué!?- su voz proviene de la cocina así que voy hacia allí para no tener que hablar a gritos.
- Mamá he quedado  con Nuria esta tarde  vamos a comprarle un regalo para su cumpleaños- le digo con una sonrisa.
- Es verdad me acuerdo que me dijistes que era este fin de semana pero... ¿Has terminado ya los deberes?-pregunta
Asiento con la cabeza
- Pues entonces vale , pero vuelve antes de las nueve- con una sonrisa se gira y sigue haciendo la comida
-Sí mamá...- y tras darle un beso en la mejilla me voy hacia la puerta porque Nuria está llamando al timbre y como siga así va a quemar el timbre.
- Adiós- grito antes de abrir la puerta.



jueves, 5 de julio de 2012

Capítulo 21

Marcos
El examen ha pasado más rápido que de costumbre y eso que precisamente mi mente no está en los estudios. Parece que la inspiración está hoy de mi parte, aunque menos ilusiones que luego siempre pasa igual , un seis de media.
El día transcurre con tranquilidad y algo rápido pero esta tarde ya veremos, por una parte la paso con Ramón y hace tiempo que no hacemos de las nuestras y espero que esta tarde tampoco, porque con el proyecto de en medio cualquiera se fiaría de nosotros.
-Eh Ramón, espera.
Menos mal que lo he pillado.
-¿Qué pasa?. - Dice con su mirada expresiva.
-¿A que hora era esta tarde?
-Pues a la que te venga bien.
-Bueno, tú ven temprano.
-¿Eso cuándo es?
Mi mirada se desvía y diviso a Teresa bajando las escaleras para después salir directamente a la calle.
-Me tengo que ir, luego nos vemos.
Y ahí lo dejo, con la palabra en la boca , y así me dirijo a Teresa.
Teresa
Alguien me agarra del brazo y me giro . Como no, Marcos . Ya pensaba que estaba tardando. Estos últimos días hemos vuelto juntos a casa y creo que se ha convertido en parte de la rutina. Él siempre suele salir antes y estar esperando ahí , pero hoy parece una excepción.
-¡Hola! Ya decía yo que no estabas.
-Perdona, estaba hablando con un amigo.
-Ah bueno.
-¿Vamos?- Dice adelantándose un poco más.
-Claro - Digo intentando seguir su paso.
Al principio el camino es silencioso, cada uno está envuelto en sus propios pensamientos.
-¿Has vuelto a hablar con tu hermana?
Parece no quitarse esa idea de la cabeza.
-La he visto pero no nos hemos parado a hablar, de todas maneras ya te pondré al corriente si algo pasa , no te preocupes.
-Si, que soy muy pesado, pero no hay otra cosa de la que hablar. -Dice entre risas.
-Eres tú, me lo esperaba. -Digo siguiéndole la broma.
-Hoy voy a llegar un poco antes a mi casa ¿vale? .
-Claro , mañana nos vemos.- Digo sonriendo.
-Hasta mañana o hasta luego , con lo pesado que soy lo mismo me da un venazo y quién sabe. - Dice guiñándome un ojo haciéndose el interesante.
-Eso si yo quiero responderte ¿no? - Digo con un tono burlón.
-Muy buena esa , adiós. - Dice riéndose y alejándose a la vez.
No tiene remedio.

lunes, 11 de junio de 2012

Capitulo 20

Marcos
Caminamos uno junto al otro en silencio en dirección a la cafetería. La miro de reojo y veo que está mirando fijamente al suelo, se la ve preocupada. Quiero preguntarle que le pasa, no soporto verla así, sobre todo porque ella me ha ayudado mucho a mi estos días pero... si no me ha dicho lo que le pasa antes es porque no querrá hablar sobre eso...
Miro en su dirección y sus ojos se encuentran con los míos. Decido preguntarle, si no me lo quiere decir no insistiré, pero... no puedo quedarme sin intentarlo.

-Teresa...- digo, mis ojos todavía sosteniendo su mirada- ¿Qué te pasa? y no me digas que nada porque se te nota que estás muy preocupada.
Ella retira la mirada y observa sus pies mientras seguimos caminando. No habla durante un rato y cuando el silencio está empezando a hacerse insoportable me contesta:
-Es que... mira, no sé si contarte esto, no porque no confíe en ti pero es que no es sobre mi pero bueno de todas maneras te lo voy a contar...

Y en ese momento empieza a contarme algo sobre su hermana y un tal Raúl. Escucho atentamente y cuando termina la miro.
- Oye, no me has dicho que hoy, cuando los has visto ¿Raúl le ha susurrado algo a tu hermana en el oído y su cara se ha puesto blanca?
-Sí-dice ella.
-Pues... tal  vez lo que le ha dicho haya sido una amenaza, tienes que preguntárselo y adivinar qué es creo que es algo importante.
-Si.- dice, luego sonríe-espero que todo se solucione no me gusta verla tan triste.
-Sí, a mi tampoco me gusta...- sus ojos me miran interrogativos- lo de verte triste... a ti... no a tu hermana.
Ella sonríe y luego se para en seco y mira a su alrededor cuando me mira a mi se está riendo.
-Oye ¿Qué pasa?
-Mira  a tu alrededor
- Mierda...- murmuro yo cuando me doy cuenta que hemos estado yendo en  dirección contraria a la cafetería y a la sala donde voy a hacer el examen, miro mi reloj, el examen empieza en dos minutos- Llego tarde...
Su risa se hace más fuerte cuando mira la expresión de mi cara.
-Yo no le veo la gracia... me voy corriendo que llego tarde, adiós.
-Adiós... y no te equivoques de camino- dice entre risas.

Teresa


Miro como se va con una sonrisa todavía en mis labios. Suspiro, mas vale que me dé prisa porque yo también llego tarde, corro por los pasillos y justo cuando voy a llegar a mi clase el profesor de gimnasia me para.
-¡Teresa! no se corre por los pasillos, además no sé como puedes correr tan rápido por los pasillos y en mi clase apenas corres.
-Lo siento- digo, mi mirada fija en la puerta de la clase, ya mismo va a llegar la profesora.
-Bueno... pero que no pase otra vez y ahora entra en la clase.
Entro en la clase y me siento al fondo. Suspiro mientras pienso en lo que le voy a decir a Lucía no sé si me va a querer decir lo que le dijo Raúl. Pero bueno... tiene que hacerlo, tenemos que acabar con esto. Y  justo eso entra la profesora de inglés con su energía habitual.
-Ok, we are going to talk about the future. Open your notebooks and start taking notes.
Abrola libreta y me concentro en mis ejercicios.

domingo, 20 de mayo de 2012

Capítulo 19

Marcos
Veo a Ramón saludándome mientras sonríe levemente . Me acerco hasta él y le devuelvo el saludo.
- Tenemos que terminar el trabajo .- Digo mientras guardo la carpeta en mi mochila.
- ¿Te viene bien esta tarde? Que por cierto últimamente estás muy en tu mundo .
- Bueno , más problemas . Esta tarde entonces.
- Marcos que soy tu amigo. - Dice algo resentido.
- Ya, llego tarde, esta tarde te comento todo ¿a las 6?.
- Vale, te espero en mi casa, el proyecto lo sigo guardando en el garaje , que hay más espacio.
- Mejor, no quiero subir tantas escaleras .- Digo entre risas.
- Nos vemos.- Dice mientras sonríe y se da la vuelta.
Me dirijo hacia la siguiente clase cuando choco con Teresa parada junto a la ventana .
- ¿Qué haces aquí parada? .
- ¿Qué?¿Yo? Nada .- Dice algo nerviosa.
- ¿Seguro?.- Digo mirándole a los ojos.
- Si si, ahora nos vemos , no te preocupes.
- Bueno.
Sigo andando algo desconcertado , seguro que le pasa algo pero no quiero presionarla, no será tan importante si no lo comenta.
Entro en la clase 410 y ahí está la profesora, cada día se supera más .
-Señorito Marcos, apaga las luces que no las necesitamos, tanto desperdiciar.- Dice colocándose bien las gafas.
Es una mujer algo bajita , su pelo ya está cubierto de reflejos blancos y las marcas de experiencia ya se van notando en su piel . Su pasión por mantener el medio ambiente a flote le pueden , todos esos tipos de detalles los tiene en cuenta ,"Aprovecha más esa hoja señorito" , "Por favor, ¿no te das cuenta todo lo que ha costado conseguir eso?" .Todo un mito.
Teresa
Uf, aún está la puerta abierta .He perdido la noción del tiempo, no he podido ni pararme a preguntarle qué es lo que pasa .
- Teresa , llegas tarde.- Dice la profesora mirándome de reojo entre el hueco de sus gafas.
- Si perdone , me he entretenido .- Digo mientras me colo en mi sitio.
- La última vez señorita .
- Lo siento.
-  Bien, empecemos.
Un discurso de historia es lo que menos me apetece ahora escuchar , es más, toda una hora así.
Abro mi cuaderno y el libro y observo como los árboles se mueven al ritmo del viento. Veo a Marcos bastante concentrado , ya era hora , si no se le echaba todo encima.
Dejo pasar el tiempo mientras tomo más apuntes y anoto los ejercicios.
- Muy bien chicos, hoy terminamos antes por asuntos personales , para mañana , todo al día ¿eh?.
El sonido de los libros cerrarse y las cremalleras de los estuches me suenan a libertad .
-Pueden salir.
Cojo mi mochila y salgo por fin de la clase .
- Teresa.-Dice Marcos a mis espaldas.
-Hola .- Digo con una sonrisa.
- No me esperes hoy a la salida , tengo examen y no sé lo que tardaré.
- No te preocupes .
- ¿Te acompaño a la cafetería?.
- Claro.

sábado, 12 de mayo de 2012

Capítulo 18

Marcos
Camino a paso ligero a través de la calle hasta llegar al instituto, llego justo cuando el conserje va a cerrar las puertas, un minuto más y me habría quedado fuera. Subo las escaleras y recorro los pasillos hasta llegar a mi clase, el profesor no ha llegado todavía. Mis compañeros están sentados en las mesas hablando unos con otros y allí, al final, sentada en su silla, hablando con una de sus amigas, está Teresa, su mirada se cruza con la mía y me sonríe articulo un hola con los labios y ella me responde con un ligero movimiento de su mano a modo de saludo.En ese momento alguien se aclara la garganta detrás de mí, me doy la vuelta para ver quién es.

-Marcos venga siéntate en tu sitio que tenemos que empezar la clase, estamos muy atrasados y tenemos que corregir muchos ejercicios- dice la profesora de Lengua con una sonrisa
- Si...- murmuro mientras me dirijo a mi sitio.
Teresa se arrima a su mesa para dejarme pasar y luego me mira.
-¿ Cómo estás? ¿Has... abierto ya la carta?- me pregunta con una mirada llena de preocupación.
-Sí- le digo-y bueno... entre otras cosas ya sé como era mi madre... me dejo una foto suya en la carta- y me inclino hacía mi mochila para buscar la foto de mi madre que e metido esta mañana en mi habitación para poder enseñársela, cuando la encuentro se la paso en silencio.
Ella la mira con cuidado, analizándola como si entendiera lo importante que esa foto es para mí y eso me hace sonreír. Después de eso levanta la cabeza y me mira como si fuera a decir algo.
-¿Qué?- le pregunto.
-Nada... solo estaba pensado en que os parecéis. Tiene tus mismos ojos verdes y el mismo pelo oscuro y la nariz  pequeña y vuestras caras son de la misma forma-dice.

Mientras lo dice me doy cuenta de que está mirando la foto y no a mí.
-Te sabes mi cara de memoria ¿eh?- bromeo, refiriéndome a la forma en la que nos ha comparado sin tener que mirarme ni una sola vez para ver el parecido.
Ella se sonroja y mira hacia abajo.
-No... yo... solo...- balbucea
-Marcos, Teresa- dice la profesora con su voz clara y alta- dejad de hablar y corregid los ejercicios como el resto de la clase, y si no, simplemente callaros, que no dejáis al resto de la clase concentrarse.

Yo bajo la cabeza y suspiro... no sé como una conversación en voz baja puede desconcentrar a toda una clase, pero bueno...no voy a contradecir a la profesora.
Y con estos pensamientos dando vueltas en mi cabeza bajo la cabeza hacia mis ejercicios y empiezo a escribir.

Teresa
Te sabes mi cara de memoria ¿eh?, la frase no para de repetirse en mi cabeza mientras me dirijo a la siguiente clase, la verdad es que no me había dado cuenta, pero sí, su cara se ha quedado grabada en mi memoria de tal manera que la podría describir a la perfección sin mirarlo si quiera, supongo que es porque últimamente pasamos mucho tiempo juntos...

Y estoy pensando eso cuando oigo la voz de mi hermana.
- No... yo... no puedo.
Paso la esquina y veo ami hermana y al que supongo que es Raúl  acorralándola de espaldas a la pared.
- Mira Lucía me vas a conseguir el móvil y me da igual lo que tengas que hacer para conseguirlo. Puedes robarlo... ya qué se te da también...- dice con un tono sarcástico en su voz.
- No lo haré, es tu culpa, solo tuya, si me hubieras dejado en paz no hubiera pasado nada de esto, además yo no sabía que no era tu amigo...- sé que quiere hacerse la valiente pero su voz tiembla delatando sus verdaderos sentimientos, está nerviosa.
- Lucia...- dice, su voz clara y amenazadora- consígueme el móvil o te arrepentirás.
Y luego se acerca y le susurra algo en el oído que hace que la cara de mi hermana se vuelva blanca.


sábado, 5 de mayo de 2012

Capítulo 17

Marcos
El sol asoma por el horizonte una vez más . Mientras intento situarme en mi habitación y apagar el despertador , recuerdo el día anterior. Llegué algo tarde a cenar tras haber jugado con aquella niña que acabó sacándome una sonrisa . Lucas me observaba bastante , supongo que Gemma le habría comentado todo lo que he llegado a descubrir , notaba su nerviosismo a la hora de responderme por cualquier petición.
Me levanto de la cama y corro las cortinas . Un buen día para ir a dar un paseo , pero a estas horas y tener que ir al instituto las ideas se te borran. Escojo la ropa y voy hacia el baño para terminar de prepararme y bajar   a desayunar algo.
-Buenos días.-
-Buenos días ,¿estás mejor? .- Dice Gemma dejando el periódico a un lado para observarme.
-¿Mejor?.- Digo algo desconcertado.
-Ayer estabas decaído.- Dice con una mirada comprensiva.
-Ah, nada. Solo estaba cansado, me vienen los exámenes y tengo que ayudar a Ramón con el proyecto.
-Hace tiempo que no os veis , ¿cuándo lo vais a terminar?.
-Pues lo hablaré hoy con él a ver si viene , lleva unos días en su casa.
Cojo un tazón de leche y me lo tomo con unos puñados de cereales.
-No es mala idea, te viene bien distraerte un poco hijo.- Dice sonriéndome.
-Si, además lo tenemos que entregar la semana que viene y así empezamos otro nuevo.
-Se nota que te gusta esto de la Tecnología Marcos.
-¿Tanto se me nota?.- Digo sonriénd
ole. - Me tengo que ir ya que llego tarde.
Gemma se levanta para colocar el tazón en el fregadero mientras yo me pongo la chaqueta.
-Muy bien, ya me contarás.
-Claro .- Digo cerrando la puerta.
Hace un tiempo realmente bueno , sopla un poco de aire del alba, típico de las mañanas y ya empieza a haber gente circulando por la ciudad.
Teresa
Termino el último bocado de la tostada mientras me coloco la mochila. Escucho a Lucía bajar por las escaleras .
-Teresa espérame y nos vamos juntas.
Me paro frente a la puerta agarrada al pomo mientras ella coge su mochila.
-Vamos .-Dice haciéndome una señal para que cierre la puerta mientras ella sale.
Andamos en silencio durante un par de minutos.
-¿Qué es lo que te pasa ?.- Digo mirándola a los ojos.
- Son tonterías Teresa .-
-¿Tonterías? Pues mira como acabas todos los días, sea lo que sea , para.
-Verás , un día un chico llamado Raúl, me utilizó por decirlo así , me dijo que le diese un recado a un amigo suyo , que me pagaría con otro favor. Y tonta de mí, le hice caso , pero mientras llegamos al acuerdo él me quitó el monedero , todo lo que llevaba dentro . No me dí cuenta, pero eso no iba a durar y cuando lo supe, me vengué . Le quité su teléfono y la cartera , que también acabó enterándose . Todo esto pasó  hace una semana más o menos y ahora no deja de seguirme , pero el móvil se lo dí a un supuesto amigo suyo , que ha resultado ser su mejor enemigo y Raúl me la tiene jurada , me lleva diciendo que o lo consigo como otro favor o las pagaré . Lo he intentado pero es imposible, y no entiendo por qué lo hago , es como si él no hubiese hecho nada y yo me tengo que arrepentir . Teresa las noches dan para mucho y a mi lo de pensar me ha llegado dentro .
Mientras que me lo contaba ,mis ojos se fueron dilatando.
-Nada que decir ¿verdad?.- Dice mirándome.
-Mira Lucía,tendrías que dejar de hablar con él , es su problema , empezó él.
-No es tan fácil Lucía, estamos hablando de una persona de diecisiete años y créeme , tiene bastante ideas y precisamente buenas no son.
-Sabes que puedo ayudarte en lo que sea , pero creo que se lo tendrías que decir a papá y mamá, al fin y al cabo ese tal Raúl no te deja tranquila y no creo que eso esté permitido así como así.
-Lo sé, déjame que vuelva a intentar arreglarlo y si no puedo ,tranquila que se lo contare.
-Lucía como sigas así lo vas a poner peor, mejor cortar por lo sano.
-Quizás tengas razón...-Dice mirando al suelo.
Subiendo los escalones de la primera planta del instituto nos separamos. El camino ha dado para bastante.

lunes, 23 de abril de 2012

Capitulo 16

Marcos
Levanto la cabeza cuando noto que algo choca con mi pie. En frente del banco hay una niña de unos cinco años con una pelota en la mano y una gran sonrisa
-Lo siento - dice, y me doy cuenta de que lo que me ha golpeado el pie ha sido la pelota que tiene en la mano.
Sonrío y niego con la cabeza.
-No pasa nada- le digo y espero a que se vaya, pero ella no lo hace, sigue allí con su sonrisa y mirándome como si me quisiera decir algo- ¿Necesitas algo?- tal vez esté perdida y no encuentre a su madre...
-Mmmm... no... yo solo... es que parecías triste y he pensado que tal vez es porque estás solo y quería decirte que si quieres puedes jugar conmigo...
Sonrío, ojalá estuviera triste porque nadie quiere jugar conmigo así todo sería más fácil pero como le explico a esta niña que hay cosas más importantes y que pueden hacerte mucho más daño que no tener a nadie con quién jugar.
- Es que... me he dado cuenta de que tengo dos mamas pero una ya no está y no sé que hacer y también sé que tengo dos papás y a uno ni siquiera lo conozco y...-paro, al darme cuenta de que le estoy contando mi vida a una niña pequeña que no conozco de nada.
-Pues yo creo que tendrías que visitar a tú papá y que tienes suerte de tener dos papás porque yo al mio lo quiero mucho y tener dos sería mucho mejor- me dice como si fuera lo más obvio del mundo.

Y en ese momento tomo una decisión, iré a visitarlo, quiero conocerlo y quiero que me hable de mi madre, quiero que me diga cómo era, lo que le gustaba y lo que no, qué tipo de música escuchaba y qué comida era su preferida...
Pero antes tengo que hablar con Gemma y Lucas porque esto cambiará mi vida pero también la suya.
-Gracias- le digo a la niña, que me ha ayudado a tomar la decisión sin darse cuenta.
-Oye...-dice y luego se sonroja- ¿quieres jugar conmigo? es que mientras que estaba hablando contigo mis amigos se han ido y no quiero jugar sola
-Vale, jugaré contigo- y es que se lo debo y además me servirá para relajarme.
-Bien,¡ vamos a jugar al escondite! ¡tú te la quedas!
Y con estas corre a esconderse en los columpios, yo suspiro, me siento en el banco y cierro los ojos.
-Uno, dos, tres, cuatro...

Teresa 
Mi madre y yo cruzamos una mirada preocupada.
- Teresa... ¿seguro que no sabes nada? nunca he visto a tu hermana tan angustiada.
Niego con la cabeza.
-No... no me ha querido decir nada. Yo creo que es mejor que la dejemos y hablemos con ella mañana cuando esté más calmada y tal vez así nos cuente algo...
- Tienes razón- dice, luego se acerca y me da un beso en la frente- vete a la cama cariño
-Vale, buenas noches.
Salgo del cuarto de baño y me encierro en  mi habitación, me apoyo contra la puerta y suspiro. No sé lo que está pasando pero estoy segura de que tiene que ver con ese tal Raúl.
Pero no sé que le ha podido pasar para estar tan triste, pero seguro que es algo grave. Me dirijo a mi cama y me acuesto justo cuando el sueño está llegando oigo como la puerta se abre y Lucía aparece en el hueco de la puerta y se dirige a la cama.
Le hago un sitio y le dejo entrar bajo las sabanas como cuando eramos más pequeñas y cuando tenía miedo iba a su cama y me acostaba con ella hasta que se pasaba el miedo.
Me sonríe y yo le doy un abrazo.
-¿Estás bien?
Ella asiente con la cabeza pero no dice nada
-Teresa...-dice al rato- mañana te tengo que contar una cosa, necesito tu ayuda...
Buenas noches...
-Buenas noches Lucía


lunes, 2 de abril de 2012

Capitulo 15

Marcos
¿Y ahora? Mi mente está bloqueada , solo escucho las voces de mis pensamientos gritando que reaccione , pero no puedo . Esa letra... esa letra es realmente de mi madre , y quién sabe si es lo único que queda en este mundo sobre ella , un simple escrito. La recojo ,la vuelvo a meter en el sobre y la dejo en el lugar que ha ocupado todo este tiempo , el cajón. Abro la puerta de mi habitación y me dirijo hacia el cuarto de baño . Antes de entrar me seco las lágrimas con la camiseta y me encierro en él , quizás un poco de agua en la cara no me viene mal. El sonido del grifo me despierta un poco más , pero el agua termina de hacer su trabajo. Mi imagen en el espejo es irreconocible , es cierto que el cansancio más que el humor , cambia el aspecto . Mis ojos están rojos y mi pelo algo despeinado. Salgo del baño y sigo mi camino hasta la entrada .
-Gemma , voy a salir a dar un paseo.
- Está bien, pero no vuelvas demasiado tarde , hoy viene tu padre a cenar .
¿Mi padre? No suelo llamarle así pero Lucas siempre seguirá siéndolo .
El aire me despeja aún más ,pero mis ideas de felicidad siguen mezcladas. ¿Qué se supone que tengo que hacer? Esta claro que debo superarlo pero, ¿cómo? , quiero saber al menos dónde está enterrada , ir a visitarla por muy lejos que esté .
Hay un parque cerca , dos cruces más y estaré allí.Suelo pasear por aquel parque cuando necesito el exterior para comprender demasiadas cosas. Gemma y Lucas me solían llevar allí de pequeño , todo era perfecto.
 Me siento en el banco y apoyo mi cabeza en mis manos.
Teresa
-Yo...solo... .- Dice entre lágrimas y sollozos.
-Lucía .- Le digo mirándola a los ojos.- ¿Qué pasa?
-Déjame... no hay remedio... .- Dice con la mirada perdida
-Pero mírate , mira como estás .
-Déjame Teresa... .
-No te voy a dejar así .
-Deberías , solo soy...
La puerta del baño se abre y la silueta de mi madre aparece . Su asombro se puede percibir en su expresión.
- ¿Se puede saber qué es lo que pasa aquí?
No dijimos nada , solo escuchamos los sollozos de mi hermana y la mirada de mi madre y la mía se cruza.
Se agacha a nuestro lado y le da un beso de ánimo.
- Lucía,¿qué pasa?
Mi hermana mira hacia otro lado.
-No quiere decirme a mi tampoco nada.
- ¿Es que no lo entendéis? ¡Dejadme!.- Dice intentando chillar entre todas esas lágrimas.
Mi madre se queda sorprendida y se levanta justo cuando lo hace Lucía. La puerta se cierra de un portazo.

sábado, 24 de marzo de 2012

Capitulo 14

Marcos
El sobre se siente áspero entre mis dedos, supongo que cuando mi madre metió la carta en él y se lo entregó a Gemma era blanco pero ahora debido al paso de los años su color ha pasado del blanco al color crema y parece desgastado.
Lo abro con cuidado, no quiero romperlo, voy a guardar este sobre y la carta durante toda mi vida.
Dentro hay dos hojas de papel escritas con letra cursiva, es una letra bonita y fácil de leer, ese tipo de letra que todos los profesores quieren que sus alumnos tengan, la letra de mi madre. Además hay una foto pequeña en la que sale una mujer de unos treinta años, está embarazada y aunque está sonriendo sus ojos de color verde claro, se ven tristes muy muy tristes, tiene el pelo marrón oscuro, y tras mirar la foto durante un rato más me doy cuenta de que no es lo único que compartimos ambos tenemos la nariz pequeña y nuestra cara es alargada, y esto me reconforta muchísimo, porque da igual que ella no este aquí, da igual que ya nunca pueda conocerla, porque cada vez que la quiera cerca podré leer la carta, mirar la foto y mirar mi propio reflejo en el espejo donde siempre habrá una parte de ella.
Cojo una de las hojas y empiezo a leer:
"Te quiero, ya sé que es una forma rara de empezar una carta, pero quería que estas fueran las primeras letras que leyeras y quiero que sepas que estas fueron también las primeras palabras que salieron de mi boca la primera vez que te tuve entre mis brazos.
Cariño, no sabes cuanto siento no poder estar contigo ahora, no sé cuantos años tendrás, ni cual será tu forma de pensar, no sé que tipo de música te gusta, pero quiero que sepas que te quiero y que espero que no me guardes rencor, quiero explicártelo todo.Y todo empieza seis meses después de quedarme embarazada.
Estaba embarazada de seis meses y me costaba respirar, no sabía de qué podía ser,  no era una persona alérgica, y desde que estaba embarazada no fumaba, así que fui al médico para que me dijeran que era. Me diagnosticaron cáncer de pulmón, mi amor, solo faltaban tres meses para que tú nacieras y mi mundo se estaba viniendo abajo, antes de eso todo estaba bien, pero luego... Eché a tu padre de mi vida, me fui sin darle explicaciones a nadie y decidí que después de tenerte te daría en adopción, porque cariño, quería hacerle frente a la enfermedad y quería estar contigo y con tu padre pero no quería empezar una vida con vosotros y luego que la enfermedad lo echara todo a perder así que simplemente no nos di una oportunidad.
Y te prometo que me arrepiento, de verdad, no hay día que no me levante y piense en qué estarás haciendo, pero ya da igual, no importa, estoy segura de que has encontrado a una familia que te quiere y que te podrá cuidar como yo no pude hacerlo.
Esta carta es para que me perdones, para que sepas que si algo no te faltó nunca fue amor tanto de tu padre como mío, pero la verdad es que él no pudo decidir, no le di la oportunidad de cuidarte yo decidí huir, alejarme de él y darte en adopción y en esta carta os quiero dar eso que no os pude dar al principio, una oportunidad de conoceros y estar juntos. Aquí te dejo el nombre, el teléfono y la dirección de tu padre... seguro que a él le alegrará saber de ti, pero... recuerda, es tu decisión y la de tu familia, el conocer a tu padre, tal vez cambiará vuestras vidas.
Supongo que ya he dicho todo lo que tenía que decir solo recuerda que te quiero y que no hay día en el que no pienso en ti.
Con amor, tu madre."
La carta resbaló por mis dedos y aterrizó en el suelo, me senté al lado de la carta y dejé que las lágrimas corrieran por mis mejillas, mientras las palabras de la carta daban vueltas y más vueltas en mi cabeza.
Teresa
Termino de cenar y subo las escaleras hasta mi habitación, me quito la ropa, me pongo en pijama y me meto en la cama, estoy muy cansada y prácticamente al segundo de tumbarme los ojos se me cierran y me quedo dormida.
Me levanto horas más tarde y cuando miro al reloj me doy cuenta de qué tan solo son las cuatro, pero hay algo que me ha despertado... un sonido que proviene del cuarto de baño, no puedo decir que es, pero es extraño, cojo un bote de colonia de mi tocador ( en caso de que sea un ladrón le puedo echar colonia en los ojos y luego gritar hasta que todos se despierten) y me encamino hacia el cuarto de baño, cuando estoy erca de la puerta identifico el sonido, es alguien llorando, abro la puerta con cuidado y encuentro a mi hermana sentada en el suelo con la espalda apoyada en la pared y la cabeza entre sus manos.
Me acerco a ella despacio y me siento a su lado. Al principio no hace nada pero al rato me mira y me abraza mientras sus sollozos se hacen más fuertes.
-¿Qué te pasa?- le pregunto mientras le acaricio el pelo y murmuro una y otra vez que todo saldrá bien.

sábado, 17 de marzo de 2012

Pequeños detalles que marcan la vida.

Hoy, hace cincuenta y siete años , una gran persona descubrió la vida , marcando todas ellas que se cruzaban por su camino . Se la conoce por una persona risueña y trabajadora , centrada en sus ilusiones , pero más aún en la de los demás . Aquellos pequeños detalles que fueron marcando mi vida poco a poco , la ha tenido como protagonista en muchos ellos. Si , hablo de mi tía . Recuerdos y más recuerdos , que quiero recordarle hoy para que conozca y sonría cuando los recuerdos inunden sus pensamientos . Lo primero , no quiero que recuerdes solamente estos poquitos , quiero que recuerdes todas esas hazañas que has vivido con las personas a las que más quieres , que seguro no serán pocas . Recuerdo tantos veranos en Estepona cuando me acostaba en la cama , me arropabas y el aire entraba por la ventana presentándome los sueños . A la mañana siguiente me solías llevar a comprar contigo , explicándome los pequeños edificios que nos encontrábamos  por el camino, aunque reconozco que el que más grabado está en mis recuerdos es aquella piscina dónde iba más que nada a no parar ni un segundo . La playa , tan inmensa que incluso me aterraba cuando algo se iba por su corriente o eso parecía que iba a suceder , ¿lo recuerdas? ¿recuerdas cuando mis zapatillas se quedaron enterradas en la arena ? ya sabrás cual fue mi primera reacción, el llanto . Pues ese pequeño momento dónde me las devolvías de aquella garganta que pensaba que se las tragaría , me saca una sonrisa cada vez que lo recuerdo. Otro pequeño suceso, cuando tus prisas pueden más que tú y pierdes la noción de lo que haces ,como cuándo viniste a recogerme , vistiéndome como un coche a punto de salir en un carrera . Pues sí , la rapidez te pudo y me vestiste doblemente , más bien hablando en lo interior . ¿Cuántas veces habré ido a tu casa y lo único que no he dejado de hacer es jugar? Jugar con Alejandro y Beatriz a esos juegos de mesa que robaban el tiempo , o simplemente riéndome con las bromas de Francisco , más bien , simplemente con su risa.
Y cuántas veces habré entrado a tu cocina por la mañana y me he encontrado al tito leyendo su periódico , escuchando la radio y soltando una carcajada con las narraciones de los locutores. Pues quizás no recordases nada de esto , pero estoy segura de que no seré la única a la que se le quedan grabadas todos estos detalles . Detalles que se convierten en una pequeña historia, donde tú eres la protagonista en todas ellas y , hoy, tú eres la protagonista . Espero que te den una pizca de lo que tú nos das , felicidades , te quiero.

Capitulo 13

Marcos
Lo reviso por última vez y  me pongo a estudiar. Ya son las siete de la tarde y sigo arreglando esto, no sé cómo se las ha apañado para hacer esta "catástrofe" , último click, apagar. Casi me olvido del móvil, lleva como 2 horas cargándose , lo cojo y pongo el ordenador en su lugar, un poco más y me quedo sin batería.
Nada más abrir la puerta entra un olor característico de esas horas de la tarde , Gemma estaba cocinando algo , seguramente para mi abuela, le suele llevar comida por que ella a penas puede moverse , está realmente mal.
-Hola .- Digo con una sonrisa sin entrar completamente a la habitación
- ¿Cómo ha ido? - Dice mientras se gira hacia mí.
-Pues creo que ya está arreglado, ahora me tengo que subir a estudiar un poco, lo he dejado cargando.
-Muchas gracias Marcos .- Me da un beso y sube las escaleras , irá a su cuarto.
El pasillo tiene un ambiente relajante , la luz del atardecer traspasa por la ventanas de los laterales de aquel lugar, dándole un toque espiritual . Momentos como esos han sido los que me han llegar a muchas conclusiones , aun que estaría mucho mejor presenciándolo a la orilla del mar . Bueno , vuelta al mundo , empiezo por químico y me quito algo más de en medio . Pero... no se me olvida, la carta sigue ahí y creo que es lo que antes tendré que aclarar . Quizás si la leo por primera vez delante de Teresa mis reacciones me dejen en ridículo .
Puedo leerla ahora y mañana se la enseñaré a ella, si mis ideas no cambian después de adquirir toda esa información algo incómoda y así ella me dará sus conclusiones. Los muelles de la cama chirrían mientras me siento en la cama y abro el cajón para coger la carta . Aquí está .
Teresa
-Yo no quería ... sabes que... .- Mi hermana tiene la voz entrecortada , algo no muy normal en ella.¿Quién será ese tal Raúl?.
-Raúl ya te lo he explicado mil veces , yo no tenía esa intención , no sabía dónde encontrarle y no pude dárselo , estos últimos días he intentado verle para dárselo pero no aparecía , ¿quieres que te lo vuelva a decir?.
Mi hermana había repetido esa frase como quince veces cada dos pausas para escuchar a la otra persona tras la otra línea .
No puede ser, mis padres están abriendo la puerta principal , han llegado más rápido de lo que creía , mejor será que me vaya a mi cuarto antes de que mi hermana se de cuenta que estoy ahí.
-Raúl , mis padres acaban de llegar, mañana hablamos en el instituto , adiós.- Final de la llamada, hora de ir corriendo a mi habitación.
Uf, por los pelos . Me tumbo en mi cama observando a las gente a través de mi ventana , corriendo , dando un paseo con su mascota , bicicletas, patinetes... . No entiendo como pueden tener tiempo para todo , y yo sigo teniendo esa montaña de ejercicios por hacer , voy a ponerme a hacerlos para así terminar antes de cenar.

sábado, 10 de marzo de 2012

Capitulo 12

Marcos
Miré  Gemma y sonreí.
- Lo sé y lo siento, debí haberme dado cuenta antes... me he encerrado en mí mismo y no me he dado cuenta de que tú también estarías pasándolo mal... lo siento.
Ella me sonríe, es esa sonrisa la que hace que me dé cuenta de que quiero la quiero muchísimo ella es mi madre pase lo que pase y sí, sé que esa carta cambiará mi vida pero sé que quiero a mis padres en mi vida, siempre, y da igual que las cosas cambien ellos me han cuidado y se han preocupado por mí, no se merecen que los haga sufrir
-No pasa nada...-  veo como su expresión se relaja y por primera desde que esta carta entró en nuestra vida la veo feliz y tranquila- sé que es duro para ti, yo he estado presionándote para que abras la carta, lo siento, abre la cuando estés preparado  y no olvides que tu padre y yo estaremos a tu lado- su voz se quebró-siempre ¿vale?
-Sí... mamá.- su sonrisa se ensanchó- y... no quiero ofenderte pero como sigas trasteando el ordenador, no creo que consigas ahorrarle trabajo a papá o tal vez sí... si lo rompes papá solo tendrá que preocuparse por tirarlo y no tendrá que calentarse la cabeza para averiguar como funciona- le digo bromeando
Ella niega con la cabeza y sonríe.
-Já já que gracioso...- dice revolviéndome el pelo con la mano- bueno pues como según tú el ordenador está en peligro en mis manos, que te parece si tú miras como funciona, yo hago la cena y luego más tarde me lo explicas
-Perfecto- digo sonriendo otra vez.
Ella se levanta y me da un beso en la mejilla.
-Por cierto... - dice cuando ya está al lado de la puerta para ir a la cocina- quién es esa chica que te ha acompañado hoy casa.
La miro perplejo y decido hacerme el tonto.
- Mmm... no sé de quién me hablas...- digo, ella se ríe
-Seguro...- dice y luego abandona la habitación con una sonrisa en su cara.
Esa es la Gemma que conozco desde siempre , mi madre, me alegro de que ya estemos mejor, de todas formas me apetece regalarle algo, además me apetece estar con Teresa y mientras pienso esto me concentro en la pantalla del ordenador sin que la sonrisa se borre de mi cara.

Teresa
-¡Aquí está!- grité.
Ella vino corriendo y me arrancó el teléfono de la mano- gracias- dijo. Me dedicó una pequeña sonrisa y luego subió las escaleras marcando un número de teléfono y se encerró en su habitación.
Suspiré , tenía curiosidad por saber quién era ese tal Raúl ¿Sería su novio? si es que como ella nunca me cuenta nada... de repente se me ocurrió una idea, si ella no me contaba nada tendría que averiguarlo por mí misma.
Subí las escaleras despacio con cuidado de no hacer ruido y me acerqué a su habitación, pegue la oreja a la puerta y oí a mi hermana hablar, por su tono parecía disgustada me acerqué más a la puerta y contuve la respiración mientras intentaba escuchar la conversación.

domingo, 4 de marzo de 2012

Capitulo 11

Marcos
Vaya, a penas tengo batería ,a saber dónde estará el cargador ahora , cada vez llevo peor lo de organizar mis cosas , y más aún después de todo lo que está pasando. Miraré por los cajones a ver que hay por ahí. Nada, aun que si recuerdo bien creo que lo dejé en la sala de estar mientras Gemma leía , otra situación más donde no me porté bien  con ella, he sido bastante injusto. Muchos días incluso llegué a estar cortante con ella mientras hablábamos, al fin y al cabo ella me ha estado cuidando durante toda mi vida, si no me quisiese ni se habría molestado en preocuparse por mí en tantos años y de alguna manera tendré que agradecérselo. Voy a bajar a por el cargador y así habló un poco con ella cuanto antes. Cogí el móvil y cerré la puerta . Me sudan las manos , no debería pasarme esto, es Gemma al fin y al cabo. Llegué a el pasillo de la primera planta y entré en la habitación. Allí está , escribiendo algo en el ordenador.
- Hola .- Dije nada más entrar , sonriéndole.
- Hola... Marcos.- Dijo algo desconcertada.
-¿Qué haces?
- Intentando averiguar por qué esto no funciona , tu padre viene esta noche y tampoco quiero echarle más trabajo, cada vez entiendo menos esto de la informática.
Dejé cargando el móvil en el enchufe al lado de la ventana y me acerqué hasta ella para ayudarla.
- A ver..
- Te veo bien, ¿alguna razón? - Dijo sonriendo.
- Bueno, supongo que pensar es bueno ¿no? - Dije con una sonrisa.
Sus ojos se empiezan a inundar de lágrimas nada más terminar de hablar , no puede seguir así , tengo que arreglarlo.
-Gemma , he estado pensando y sé que no tienes la culpa de nada , lo siento si he estado distante contigo, es que simplemente me ha costado asimilarlo.
- Marcos...  sé qué es difícil, pero lo es mucho para mí.-Dijo mirando hacia abajo.
Teresa
-Cada día lo pierdes en un lugar diferente .- Dije con todo irónico.
- Ja-ja , muy graciosa, anda ayúdame, tengo que llamar a.. , da igual, tú ayúdame.
- Vale... ya veo que no me quieres decir a quien vas a llamar.
- Eso es lo de menos, lo mismo te llamo a ti y sigues tan ingenua como siempre.
- ¿Ahora quién es la graciosa? .- Dije bajando las escaleras.
Nuestros padres no están y no vuelven hasta las ocho y media, espero que lo encuentre antes de esa hora por que si no mi padre va a enfadarse de verdad, todos los días igual.
Entramos en el salón y empezó a mirar en los cajones.
-¿De verdad guardas cosas ahí?.- Dije mirándola de reojo mientras revolvía los cojines.
- Hay que asegurarse , siempre está dónde menos lo espero.
- Oye Lucía, ¿y si te llamo? Si te lo han quitado alguien lo cogería y si está por aquí lo podremos escuchar ,¿no?.
- Pues también. Anda sube a por él y yo sigo por aquí.
Subí a mi habitación, cogí el móvil y bajé rápidamente. Marqué su número y empecé a escuchar el tono del móvil de mi hermana cerca de dónde yo estaba.
El sonido viene de el servicio , abrí la puerta del baño y allí estaba el móvil . Colgué y me acerqué a cogerlo.¡Tiene once llamadas perdidas! . Miré su registro y todas eran de un tal Raúl. Parece que ya tengo muchasrespuestas. Bloqueé el móvil y salí del baño.

jueves, 1 de marzo de 2012

Capitulo 10

Marcos
Me quedé mirando el teléfono durante un rato, pensando en lo que Teresa me había dicho, sí, tenía razón, dejaría que el tiempo pasara y luego abriría la carta pero... qué pasaba si mi madre había escrito algo en esa carta que tenia que hacerse inmediatamente, algo que ella creía que era importante que hiciera justo después de su muerte, tenía que tomar una decisión... bien, abriría la carta dentro de siete días ese sería el tiempo que me tomaría para dejar que las cosas se arreglaran.
Hablando de arreglar... había otra persona con la que tenía que arreglar las cosas, porque pensándolo bien sin querer estaba haciendo daño a Gemma , y ella no tenía la culpa de nada, y aunque no pudiera hablar del tema de la carta con ella todavía, podía intentar que nos volviéramos a llevar bien.

Mañana hablaría con ella pero... también quería hacerle un regalo algo que le recuerde que la quiero mucho, siempre pase lo que pase ponga lo que ponga la carta , iré mañana después del instituto a comprarle el regalo a Gemma, le podría pedir a Teresa que me acompañara, sí, la voy a llamar ahora mismo espero que no me tome por un pesado....
bip...bip...bip...
-¿Sí?
-Teresa soy yo, Marcos, otra vez... te llamo porque he decidido que quiero arreglar las cosas con Gemma y quiero regalarle algo especial para que entienda que de verdad siento haber estado tan frío con ella esta semana....
- Hola Marcos, la verdad es que quedé con Nuria para comprar un regalo pero mientras lo buscamos  podemos mirar uno para tu madre también....
- No importa si tú ya habías quedado
-Vente... encontraremos el regalo perfecto y seguro que a Nuria le encantará conocerte.
-Vale, bueno adiós
-Adiós...
Teresa
Pongo el teléfono a cargar, últimamente lo he estado usando mucho, ya casi me parezco a Lucía jajaja...
Termino los deberes y  guardo los libros en la mi mochila y justo cuando voy hacia la ducha oigo la puerta de la calle y veo a Lucía subir las escaleras corriendo.
-Hola, Teresa necesito tu ayuda he perdido el móvil y esta vez de verdad no está en ningún lado y LO NECESITO. Ayúdame
-Vale, le digo- se la ve verdaderamente preocupada y ahora no tengo nada qué hacer...
además tal vez podríamos hablar un rato mientras lo buscamos hace mucho tiempo que no tenemos una verdadera conversación.

sábado, 25 de febrero de 2012

Capitulo 9

Marcos
Escuchar su voz me tranquilizó, no sé cual será su reacción pero necesito quitarme este gran peso de encima , espero que lo consiga.
-Verás... Necesito desahogarme con alguien...
-¿Conmigo?.
-Creo que no hay nadie mejor para esto , eres la persona con la que más confianza tengo.
¿De verdad he llegado a decir eso? Perfecto, ahora creerá que soy un marginado social o algo por el estilo.
-¿De verdad?Marcos no me esperaba esto , pero yo te escucharé siempre que lo necesites.
-Bueno..Gracias por esto.
-No tienes por qué darlas.
Empecé ordenando mis ideas desde un principio y comencé a contarle la historia.
-Verás, hace pocos días ,Gemma, quiero decir, mi madre, me dijo que yo era adoptado , jamás me esperaría eso , siempre he creído que incluso tenía un parecido con ella y con Lucas , o mi padre, como quieras reconocerlos , y llevo unos días realmente espantosos, no puedo mirarles a la cara e incluso mantener una conversación decente. El caso es que Gemma me dijo que mis padres estaban muertos, pero mi madre me dejó una carta para cuando este día llegase, la leyese y consiguiera comprender toda esta situación . No sé que hacer Teresa, no sé si abrir la carta será lo mejor , por una parte podré conocer mi pasado y por otra parte puede que lo que haya escrito no sea lo que espero y haga alguna locura, tengo malos prontos. Necesitaba desahogarme.
-Vaya Marcos.. No me esperaba todo esto, me parecías tan seguro y feliz que ni siquiera se me pasó eso por la cabeza.¿Cuánto hace que tu madre, bueno, Gemma, te dio la carta?
-Hará tres semanas mas o menos.
Vale, por fin conseguí contárselo a alguien, las palabras me salieron solas, me sentí liberado aunque no podía olvidar la imagen de la carta encima de mi mesita de noche.
Teresa
La mente se me quedó en blanco y siento que eso es solo parte la historia, porque la mayor parte de todo esto lo estará viviendo día a día con la tensión en su propia casa.
-¿Cómo has podido aguantar tanto tiempo así? No deberías guardarte ese tipo de cosas.
-¿Y a quién se supone que se lo tendría que haber contado hace tres semanas? Te recuerdo que llevamos hablando como cuatro días y no se como he podido contarte esto, no suelo contar mis asuntos personales a cualquiera.
-Pero te recuerdo que no soy una cualquiera, por mucho que tú quieras.
Escuché su risa a través de la línea y me sentí aliviada, al menos es una buena señal.
-Lo sé pero es algo que no sé explicar.
-Tranquilo, solo era una broma, sé a lo que te refieres.
-No sé si abrir la carta , ¿qué hago?
-Bueno, si no estás seguro no deberías abrirla,¿no? Sería peor, tantos sucesos de repente , tendrías que dejar que todo se calmase un poco y aclarases tus conclusiones.
-Si tienes razón , muchas gracias. Me tengo que ir, hablamos mañana , no quiero molestarte más.
-Nos vemos mañana.
Colgamos a la vez. La conversación me dejó algo desconcertada y tratando de pensar qué decirle al día siguiente para mostrarle mi apoyo.

Blogs que merecen la pena visitar (:

Bueno aquí os dejamos los links de dos blogs que están muy bien  y que seguro que os gustan mucho http://notedejesllevarporelcorazon.blogspot.com/  y  http://historiaspococorrientes.blogspot.com/ seguro que os gustan!!

lunes, 20 de febrero de 2012

Capítulo 8

 Marcos
Miro fijamente mi plato  finjiendo que estoy muy concentrado en mi comida. Sé lo que me va a decir y no sé si estoy preparado para escucharle hablar sobre el gran desastre en el que se ha convertido mi vida desde que un día por la mañana se presentó en mi habitación, se sentó en mi cama y me dijo que tenía algo muy importante que decirme.Todos los detalles de ese día estan grabados en mi memoria y aún recuerdo lo que ví en sus ojos algo parecido al miedo mezclado con la esperanza el miedo a que no lo entendiera, la esperanza de que no le diera importancia y todo iguiera igual, en ese momento no sabia lo que me esperaba por lo que me sorprendió muchísimo cuando ella me cogió la mano y me dijo "cariño quiero que sepas que siento no haberte dicho esto antes pero es que tenía miedo, eres adoptado" mi mirada tuvo que reflejar confusión porque se apresuró a aclararme " pensaba decirtelo antes te lo prometo,  pero cada día que te veia crecer, cuando me sonreias y me llamabas mamá, el miedo de que si te lo contaba dejaras de quererme hacía que no pudiera decírtelo, te preguntarás por qué te lo he dicho hoy, esto es porque...ayer me llegó una carta de la casa de acogida donde estuvistes... dentro había una carta que tu madre escribió para tí y que pidió que se te entregara cuando ella muriera, en ella cuenta tu historia, la de tu familia y la razón por la que no pudo cuidar de tí, siento no haberte hablado de esto antes, siento que ya no tengas la oporunidad de conocer a tu madre" y después de eso se echó a llorar. Aquel día lo pase tumbado en la cama llorando, pensando en esa mujer que ya no podría conocer y en como iba a cambiar mi vida a partir de ese momento
-Marcos...
La voz de Gemma me devuelve a la realidad y me doy cuenta que no estoy en absoluto preparado para hablar de esto, que no me apetece qué me pregunte si he abierto la carta porque entonces le tendré que confesar que tengo miedo y sé que sentirá pena por mí y que se sentirá mal y eso es lo último que necesito.
-Gemma-hace una mueca de dolor cuando no la llamo mamá pero es que todavía no estoy preparado- no quiero hablar de eso, lo siento, no puedo... me voy a mi habitación tengo muchos deberes... mmm... la comida estaba muy buena...
Subo corriendo las escaleras y me encierro en mi habitación.
Y es en ese momento cuando me doy cuenta de qué tengo que hablar con alguien sobre esto, que como siga guardándome todo esto voy a acabar volviéndome loco y se exactamente con quién quiero hablar....
Marco su número de teléfono
- ¿Sí?
-Teresa soy yo, Marcos

Teresa
¿Para qué habrá llamado? lo raro es que he estado pensando en él desde que llegué a mi casa no me puedo quitar de la cabeza sus ojos enrojecidos y aunque me cueste admitirlo me ha molestado mucho que no quisiera compartir lo que  le pasa conmigo aunque sé que apenas nos conocemos pero... además no se lo he preguntado para curiosear, no, se lo he preguntado para así poder ayudarlo.
-Hola
-Hola- y  en su voz noto que está nervioso

sábado, 18 de febrero de 2012

Capitulo 7

Marcos
Justo al entrar pude apreciar el olor que desprendía la comida , pollo al horno , de vez en cuando se me hace empalagoso pero debo reconocer que Gemma hace unos comidas increíbles, hace tiempo que no la llamo mamá , en cierto modo lo es, pero yo jamás podré volver a llamarla así , la quiero como siempre, pero hay algo que me distancia de ella , desde aquella charla , que no sé si llegó a serlo , nada es igual.
- Marcos, ya está la mesa puesta, lleva los platos.- Dijo Gemma concentrada en los cubiertos.
Subí a mi habitación , se notaba que habían limpiado , un olor característico de aquellas horas que uno emplea para dejarlo todo reluciente. Dejé la mochila al lado del escritorio y justo cuando alcé la vista, allí estaba, la carta, es la primera causa de mi cambio de humor , ¿es miedo o coraje? no sé que tiene dentro y por ahora espero no descubrirlo.La guardé en el primer cajón de mi mesita para evitar volver a verla, es superior a mis fuerzas, y solamente es una carta, es increíble. Me descalcé y me puse mis zapatillas mientras cerraba la puerta de mi habitación. Bajé las escaleras de dos en dos y fui hacia la cocina , hacía calor allí dentro. Cogí los platos y los llevé a la mesa , Lucas no comía hoy con nosotros, últimamente apenas estaba por casa.
-¿Traigo algo más?.- Dije intentado sonreir.
- No cariño, siéntate , tenemos que hablar... .- Dijo con la voz entrecortada.
Justo ahora , mis cabeza está totalmente desconectada de la realidad, no sé como iré a reaccionar ante esa "nueva charla".
Teresa
-¿Se puede saber qué haces que no me respondes al teléfono?- Decía Nuria al otro lado de la línea.
- Perdona, los exámenes me descontrolan.- Dije acaban con una carcajada. -¿Ha pasado algo?
-¿Que si ha pasado algo? Te recuerdo que el cumpleaños de Elena es este fin de semana y acordamos en pensar algo diferente. - Dijo con ironía
- Dios... lo he olvidado completamente. - Dije, ¿cómo se me ha podido olvidar? ahora si que voy contra reloj.
-No, si se ha notado un poquito.. bueno, no te preocupes, super Nuria  tiene soluciones para todo.- Y la verdad es que sí, siempre tiene ideas. - Pero como hace tanto tiempo que no nos vemos, te voy a dejar con la intriga y hasta que no quedemos no te lo voy a contar por no haberme cogido el teléfono.- Dijo con un tono malévolo.
- Mira que eres.. ¿de verdad eres capaz de dejar a tu querida amiga así?- Aunque sí que es capaz, bueno, un último intento.
- Ay Teresa,Teresa, que mal disimulas... Me voy a comer que mi madre se va a quedar afónica de tanto llamarme , mañana a las siete y media en el parque , hasta mañana , y ten el móvil cerca anda. - Y después de esas palabras se escuchó el bip. No tengo más opción, si o si, que será lo que hay preparado , me espero cualquier cosa, aunque Elena tampoco se queda atrás , seguro que su cumpleaños será a lo grande, cada año lo mejora.
-¡Teresa baja!- Dijo mi padre por última vez . Guardé mi móvil en el bolsillo de mi pantalón y salí al pasillo hasta bajar por las escaleras.

lunes, 13 de febrero de 2012

Capitulo 6

Marcos
Teresa mira al frente, los ojos entrecerrados y una expresión en la cara que indica claramente que esta buscando un tema de conversación y que no lo encuentra, ya ha intentado sacar tema antes y tengo que decir que no me he comportado como una persona muy habladora, más bien al contrario, le he contestado con monosílabos y con un tono de voz algo frío, pero es que no me apetece hablarle de lo difícil que era el éxamen de química o de qué tipo de música me gusta, me apetece hablarle de cartas horribles situadas en las mesitas de noche y de lo que he sentido esta mañana cuando me ha cogido de la mano, como me he sentido tranquilo y seguro y capaz  de hacer cualquier cosa, pero sé que no le puedo hablar de eso, que ella solo me ve como un amigo y que cómo siga así de borde ni siquiera querrá ser mi amiga asi que... creo que tendré que pensar algo de lo que hablar.

- ¿Desde cuándo conoces a Miriam?- vale lo sé, tal vez he soltado la pregunta muy rápido y sin venir a cuento pero por lo menos ya tenemos algo de lo que hablar.

Teresa

-¿uh?- sí ya sé que no es una respuesta brillante pero como lleva todo el rato muy frío y sin apenas hablar me he distraido pensando en qué había hecho yo para que se enfadara conmigo y también en un tema de conversación, así que es normal que me halla sorprendido cuando ha hablado.
-¿Desde cuándo conoces a Miriam?- repite con una sonrisa
- Desde que éramos pequeñas, estaba en mi clase y solíamos pasar los rereos juntas ¿y tú? me ha parecido que la conocias.
-Si, es la hija de la mejor amiga de mi madre-sonríe- de pequeño la odiaba,  entraba en mi habitación y lo desordenaba todo pero con el tiempo nos hemos hecho amigos es simpática y su nerviosismo la hace graciosa.
 Já lleva todo el camino sin hablar y ahora que estamos casi al lado de su casa se vuelve la persona más sociable del mundo, en serio este chiquillo es algo raro ,pero aún así me cae bien.


Llegamos a la puerta de su casa y me quedo mirando la puerta hasta que entra, luego me dirijo a mi casa, mis padres ya han comido y estan sentados en el sofá  viendo la tele, cuando me ven me saludan y ma dan un beso
-La comida está en el microondas, nosotros ya hemos comido y Lucía se ha quedado a comer  en casa de una amiga.
Voy a la cocina caliento la comida  y  como con los pensamientos en otra parte termino pronto y tras lavar los platos subo amí habitación justo cuando entro el movil suena , miro la pantalla, es Nuria, de repente me acuerdo de las seis llamadas perdidas de la noche anterior  y me pregunto que querrá.
¿Si? - digo cuando descuelgo el teléfono










domingo, 12 de febrero de 2012

Capitulo 5

Marcos
Entré a la clase y me senté lo más alejado posible del profesor , apenas había podido estudiar por culpa de aquella maldita carta que consiguió desviar mis pensamientos y lo último que me apetecía era escuchar más y más gritos. Dejé mi mochila en el suelo y comencé a sacar conclusiones de todo ello, ¿qué me pasa?. 
-Vale , todos separado.- Dijo el profesor con frialdad, como es normal.
¿Separados? No.. , examen sorpresa, vale que sea lengua, pero la literatura me es imposible.
-Tranquilos, nada de examen, simplemente el director decidió hacer cuestionarios a los alumnos y mis horas les parecen las más apropiadas.. , por lo tanto , nada de copiar, sinceridad por favor.- Dijo mientras contaba los cuadernos.
Uf, menos mal, pensaba que me moría allí mismo. Terminé el cuestionario en media hora, la otra media estuve pensando en si debería contarle todo esto a Teresa, hace poco que hemos llegado a hablar , pero necesito descargar la tensión, no puedo seguir así. Biiiiiiiiiiip, el sonido de mi salvación, recogí mis cosas y me dirigí a la clase de Filosofía y como no, allí estaba ella , sentada , pensativa, siempre puntual. Corrí hasta su saludo y le sonreí, es una de las pocas personas con las que consigo llevarme bien en este instituto, todos van a su aire.
- Hola Teresa- Dije mirándole a los ojos.
- Hola Marcos, ¿estás bien? tienes los ojos irritados- Dijo contemplándome.
- ¿Qué? - Dije frotándome los ojos. -Ah esto, no es nada, llevo unos días sin dormir , no te preocupes.
Teresa
Le pasa algo, a mi no me engaña, no sabe disimularlo. La anterior clase ha sido eterna, más y más variadas, entre eso y la lágrima de Marcos , todo me desconcierta.
-Si no me lo quieres contar , no pasa nada - Dije decaída.
- No no, no es eso, es simplemente.. olvídalo, no tiene importancia. - Dijo esquivando mi mirada, este chico es bipolar, a ver cuánto tarda en decirme alguna tontería.
- Bueno, no voy a presionarte, son cosas personales, lo comprendo.- No, no lo comprendo , pero ¿desde cuándo me importa? bueno Teresa, lo comprendes , o eso intento.
Estuvimos en silencio toda la hora, concentrados en Filosofía , el estar serenos entre ambos creo que se está  haciendo rutinario.
-Bueno, ¿me esperas a la salida y nos volvemos juntos? -
- Vale, allí nos vemos .- 
No me quedaba más opción, vivimos cerca, es lo normal, supongo.Me encontré con Raquel, me tenía que devolver los apuntes y ya de paso fuimos juntas a la siguiente clase. La mañana pasó muy rápida, tengo que concentrarme , los exámenes están cerca y espero aprobarlos todos. Justo después de salir por el portón del instituto recibí un mensaje de Miriam, me había olvidado por completo de que la tenía que acompañar a casa de su tía , bueno, Marcos tendrá que venir, no creo que sea ninguna molestia.
- ¿Pero qué..? - Fue lo primero que conseguí pronunciar cuando vi a Marcos hablando con Miriam. ¿Desde cuándo se conocen? Bueno, al menos me ahorro una presentación.
- ¡Teresa! - Dijo Miriam mientras me abrazaba. -¿Marcos nos acompaña , no? -
Asentí con la cabeza y miré a Marcos, estaba asegura de que no se encontraba en este mundo , sus pensamientos vuelan.
-Bueno vamos , que a este paso no llegamos - Dijo Miriam, mientras me daba un beso en la mejilla.
Comenzamos a andar escuchando a Miriam narrar su mañana , aunque yo no mostrase cierto entusiasmo , no evitaba soltar alguna que otra carcajada, Miriam es muy nerviosa y siempre le suelen pasar cosas impensables, es increíble. Por fin llegamos a casa de su tía, mitad del trayecto completado, ahora queda finalizarlo a solas con Marcos , no sé como tomármelo.

sábado, 11 de febrero de 2012

Capítulo 4

Marcos
La miro por el rabillo del ojo mientras camina a mi lado,  sé que no quería encontrarse conmigo pero es que no he podido evitarlo, hay algo en ella, en sus ojos, en  su forma de expresarse, en la seriedad con la que se toma las cosas... que hace que me apetezca estar con ella, pero es su inocencia lo que hace que no pueda sacármela de la cabeza me gustaría pensar que no llevar los deberes de matemáticas es un problema, y  no tener que lidiar día tras día con la imagen de esa carta colocada sobre la mesita de noche, esa carta que no soy capaz de abrir porque me mostrará una parte de mi vida que antes no conocía, ni tampoco tener que ver día tras día a esas personas que creía que eran mi familia y aunque sé que ellos no tienen culpa de nada, duele.
Solo de pensar en la carta y en como esto puede influir en mi vida se me hace un nudo en el estómago y una lágrima resbala por mi mejilla, mierda, me la limpio con la mano y espero que no se dé cuenta, lo único que me falta es que piense que voy derramando lágrimas por ahí sin motivo alguno, pero es que con ella estoy tan a gusto que me olvido de ser el adolescente intratable que intento ser , la miro para ver si se ha dado cuenta de algo y por su mirada comprendo que sí.
Me mira como si estuviera a punto de decir algo, oh no, como me haga un interrogatorio sobre por qué lloro perderé la calma y me derrumbaré, si me pregunta, prefiero tirarme a la carretera antes de desmoronarme delante de ella.

Teresa
Lo miro disimuladamente mientras caminamos, está concentrado en sus propios pensamientos y parece triste, muy triste de repente una lágrima se desliza por su mejilla, controlo el impulso de alargar mi mano y limpiarla, me mira para ver si he presenciado su momento de dolor y me siento mal, muy mal porque esos sentimientos son suyos y no creo que yo tenga derecho a presenciarlos aunque desde ayer nos llevamos mejor no somos tan amigos como para esto y sé que el se siente incómodo ante la idea de desmoronarse ante mí por lo que lo que le preocupa debe ser muy grave para que no pueda controlarse, estoy a punto de disculparme, de decirle que nunca hablaré de esto con nadie a no ser que él quiera, pero me basta una mirada para comprender que prefiere que le atropelle un coche a tener que hablar de sus sentimientos, así que simplemente alargo mi mano y estrecho la suya y espero que con este gesto haya podido darle todo el apoyo y la comprensión que las palabras no le pueden dar.
Seguimos dados de la mano hasta que tenemos que separarnos en el pasillo del instituto para que cada uno pueda ir a su clase, pero ahora sé que nada será lo mismo ,que durante este paseo hasta el instituto algo ha cambiado entre nosotros

viernes, 10 de febrero de 2012

Capitulo 3

¿Estoy soñando? ¿Qué suena? "you and me together, nothing gets better.." . El despertador , las siete y cuarto de la mañana, pero si ni siquiera hay luz, que manía con madrugar.Me levanté y encendí la pequeña lámpara de mi mesita e intenté apagar el despertador.
- ¿Pero qué le pasa ahora a esto? Todas las mañana igual.
Abrí el armario y cogí lo primero que vi, no tenía ganas de emparejar colores. Un pantalón marrón, camiseta blanca y botas marrones, no está mal. Cogí la ropa y me dirigí por el pasillo hasta el cuarto de baño , encendí la luz y me encerré en él. Me miré al espejo y a continuación me lavé la cara , conseguí vestirme rápidamente , la hora se me echaba encima.
-Hoy no llego... hoy no llego..
Escuché a mi hermana repetir esa frase cinco veces por minuto, no la entiendo, pero si son las siete y media de la mañana, queda más de media hora para que empiecen las clases y el instituto está más cerca que lejos.
-¡Teresa! ¿sabes dónde dejé ayer mi móvil?-
- ¿Y me preguntas a mi? Pero si no lo sueltas ni un minu.. -No me dio tiempo a terminar  la frase cuando salió corriendo por las escaleras dejándome sola. No se ni para qué me pregunta si la respuesta siempre es la misma.
-¡Mamá! ¿has visto mi móvil? -
- Cariño no sé , ayer te lo dejaste en la entrada cargando- Mi madre seguía sirviendo el desayuno mientras hablaba con ella , me senté en una silla y empecé a contemplar la escena con cierta ironía.
- Lucía.. - Dije con una sonrisa
- ¡Ahora no Teresa!
- Lucía, tienes el móvil en el bolsillo de atrás.- Dije entre carcajadas
-¿Qué? - La cara de mi hermana cambió justo cuando consiguió palpar el teléfono.
Mi madre y yo comenzamos a hacer bromas sobre todo esto , no era la primera vez que le pasaba, es demasiado despistada, algo tendré yo en común , últimamente no recuerdo donde y a quién dejo mis cosas y me acaban llamando a las diez y media de la noche .. No estaré.. no, no, Teresa no.
Me tomé el desayuno y cogí mi mochila, mi hermana seguía encerrada en el servicio arreglándose.
- Me voy ya mamá, hoy llegaré más tarde a comer , tengo que ir con Miriam a casa de su tía a recoger un recado de su madre.- Dije mientras me colocaba la mochila
- Vale - Me besó en la frente y cerré la puerta.
El cielo está despejado y como no, la calle ya está abarrotada de coches, puedo divisar el instituto desde la puerta de mi casa, está al final de esta interminable calle con inmensos árboles a sus lados, reconocí a Marcos de lejos. Vive tres casas más allá de mí, para variar, todo coincide con él, es insoportable. Intenté esquivar su mirada pero fue imposible.
-¡Teresa! ¿es que no me has visto?-
- Ay Marcos,no me he dado cuenta, perdona, estoy dándole vueltas a el examen de Química, perdona.-
- No pasa nada, ¿ vamos juntos?.- Dijo con una sonrisa increíblemente perfecta.
Suspiré y asentí, definitivamente ,no le entiendo, lleva unos días demasiado amable conmigo y conmigo jamás ha sido así , ¿estará tramando algo?. Comenzamos a caminar en silencio, nos mirábamos y sonreíamos, me sentía a gusto junto a él, algo raro en mí.

jueves, 9 de febrero de 2012

Capitulo 2

- ¿Teresa?
-Sí soy yo.
-Hola, soy Marcos.
-Hola- ¿para qué me habrá llamado? de todas maneras no tengo tiempo para hablar, necesito terminar los deberes de mañana, y hablando de deberes...¿dónde estará el libro de matemáticas? -¿Qué quieres?
- Te llamo para decirte que me he llevado tu libro de matemáticas, pero es que eres terriblemente desordenada y habrás mezclado tus libros con los mios... eres un desastre, la peor compañera de pupitre del mundo. Bueno, de todas maneras te llamo por si quieres venir a por él, ya sé que es un poco tarde pero acabo de darme cuenta de que lo tenía.

Já ¡ya sé dónde está mi libro de matemáticas! bueno, la verdad es que ha sido un detalle por su parte llamarme pero no podría haber dicho simplemente "tengo tu libro de matemáticas ¿quieres venir a por él?", quitando todo eso de que soy desordenada y la peor compañera del mundo, pues para que lo sepa él es  inaguantable , definitivamente le diré a Raquel que me cambie el sitio mañana

-Buf, gracias por llamar pero  a esta hora probablemente no me dejen salir, lo que es un problema ya que me prometí a mi misma llevar todos los días los deberes y sobre todo los de matemáticas, ya que si no me baja mucho la nota y ni si quiera los puedo copiar ya que tenemos matemáticas a primera hora y...
 -Para- dice y yo me callo de repente dándome cuenta de que le estoy contado mi vida a alguien a quién esta mañana prometí no hablar- já y decías que era yo el que no se callaba, bueno si te tranquilizas, mañana dejas de decirme que me calle cada dos minutos y mantienes tu mesa ordenada te dicto los ejercicios

¿Qué? ¿De verdad va a dictarme los diez problemas de matemáticas? y pensar que eso no lo harían por mí ni  siquiera Raquel o Nuria  probablemente me dirían " por una vez que no lleves los ejercicios no te dirán nada" y me colgarían antes de que pudiese replicar y convencerlas de lo contrario y de todas maneras mañana me voy a cambiar de sitio así que no tendré que cumplir sus condiciones jajajajaj
-De acuerdo-digo, y él empieza a dictarme los ejercicios.

Una hora más tarde ya tengo todos los ejercicios copiados en la libreta y he dejado de hablar con él, lo raro es que  cuando hemos terminado no quería colgar, por alguna extraña razón su voz sonaba reconfortante y aunque ha habido muchos silencios mientras yo copiaba no han sido silencios incómodos  ,no, era agradable estar así, sin más.Me cuesta creer que este sea el  mismo chico irritante que se sienta a mí lado todos los días y por raro que parezca ya no estoy segura de querer cambiarle el sitio a Raquel... y con estos pensamientos termino los ejercicios, preparo la cartera y me meto en mi cama














9 febrero 1968

Perdonad por esta pausa en medio del peldaño en la escalera, pero quiero dedicar esta entrada a una de las personas más importantes en mi vida. Hoy 9 de febrero de 2012, puedo sentirme orgullosa de haber compartido 14 años de su vida. Han sido tantas experiencias vividas con él que consiguen dibujarme una sonrisa. Recuerdo aquellas tardes de colegio cuando aparecías a recogerme sonriendo, me montabas en aquel enorme coche blanco y preguntabas por mi día. Me has enseñado a pensar por mí misma, me has enseñado los valores más sencillos de la vida. Compartimos aquel increible día malagueño que jamás olvidaré y estoy segura de que has regalado momentos increibles a muchas personas que han aparecido en tu vida. Quizás de vez en cuando no expreses todo lo que sientes, pero yo se que está ahí dentro, haciendote vivir. Bueno, ambos sabemos que los grandes deportistas deben cuidarse, pero esta vez no te podrás escapar de un intento de merienda un próximo día. Cuántas veces te has levantado a comprar un desayuno para vernos sonreir, y todos estos detalles acaban recibiendo sus recompesas, una de ellas ya la recibiste, Londres. Por esas experiencias quería darte las gracias, por el día a día, por ser como eres. Tequiero.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Capitulo 1

Si,decidido, no volveré a seguirle el juego. ¿Pero a quién pretendo engañar? Sé que no me dejará en paz en todo el curso , no tiene remedio. Aunque siempre me queda Raquel , ella siempre cede a intercambiar puestos, si, decidido, haré lo que sea para que me lo cambie, no aguanto ni un minuto más , necesito concentrarme .
- ¡Teresa! ¿se puede saber qué haces?
¿Ya son las nueve y media de la noche? No me lo puedo creer, ¡Y me queda terminar aún!. Mi madre entró de repente en mi habitación interrumpiendo mis pensamientos.
- Te llevo llamando quince minutos y no apareces , ¿ qué haces ?
- No te escuché, estaba concentrada con esto, perdona.
- La cena ya está , baja a cenar
- No puedo, todavía no he terminado , ¿no podrías subirme la cena? por favor..
- No Teresa, ya sabes que no me gusta que comas en tu habitación, y con todo eso encima de la mesa lo único que conseguirás es manchar algo o que se te queda la cena fría, venga baja.
Bf, es imposible, jamás lo consigo . Me puse las zapatillas y bajé a cenar , como no mi hermana seguía tecleando su movil como si el mundo se acabase, no entiendo con quién hablará todo el tiempo, ¿esque no tiene nada que hacer?. Sinceramente , mi hermana y yo no tenemos una gran relación, estamos bastante distanciadas, ella está en su gran mundo de amistades y lo demás sigue sin importarle.
Terminé de cenar y sin decir nada me levanté rápidamente de la mesa y empecé a recoger lo que pude. Mi padre me miraba todo el rato
- Teresa, ¿qué te pasa?
- ¿A mí? Nada
- Pues tranquilizate un poco anda
Le sonreí y subí a mi habitación . Mi escritorio estaba extremadamente desordenado , ¿de dónde he conseguido sacar todo eso ? no sé como me puedo concentrar así.
Me senté y me dí cuenta de que tenía 6 llamadas perdidas de Nuria, ¿qué pasará?.
Mientras marcaba su teléfono, otra llamada me sorprendió, pero esta vez no era de Nuria , ¿lo cojo , o no?. No me lo pensé más y pulsé el botón verde. No me lo puedo creer.

martes, 7 de febrero de 2012

Hola :)

Hola (: somos Irene y Carmen y nos encanta leer y escribir por eso queremos hacer este blog, para escribir historias cortas y que la gente las lea, ya se que tal vez no sean perfectas, tal vez sean aburridas pero aun así están hechas con ilusión y a lo mejor con práctica podemos llegar a escribir algo que realmente valga la pena. ¿Por qué lo hemos llamado escalera al amanecer?Porque suena bien y porque en realidad es eso, la escalera es el esfuerzo necesario para hacer una historia y el amanecer es lo contenta que te pones cuando ves la historia en la pantalla del ordenador y te das cuenta de que eso lo has hecho tú.
Bueno, un beso y espero que os guste el blog (: